Manejo y medidas de cuidado de soporte para los eventos adversos en pacientes con Síndrome mielodisplásico tratados con azacitidina

02/09/2020

RESUMEN:

El tratamiento del Síndrome mielodisplásico (SMD) puede empeorar inicialmente la condición clínica de los pacientes y  llegar a suspender el tratamiento antes de obtener un beneficio. Se presentan datos de dos estudios fase III que describen eventos 
adversos (EA) asociados con azacitidina y los métodos para manejarlos.


METODOS:

En el estudio CALGB 9221, los pacientes con SMD (clasificación FAB) fueron aleatorizados a recibir azacitidina o mejor terapia de soporte (BSC, best supportive care). Después de 56 días, los pacientes aleatorizados a BSC con progresión de la 
enfermedad podían ser cambiados para recibir azacitidina. En el estudio AZA-001, pacientes con SMD de alto riesgo fueron asignados aleatorizadamente ser tratados con regímenes de tratamiento convencional (TC), que incluyeron dosis bajas de ara-C, 
BSC oquimioterapia intensiva. En ambos estudios, la dosis de azacitidina fue de 75mg/m2/d SC durante 7 días cada 28 días.

 

RESULTADOS:

En los pacientes evaluables para la seguridad en los estudios AZA-001 (N= 175) o CALGB 9221 (N= 150), los eventos adversos más comunes con azacitidina incluyeron a los eventos hematológicos (por ejemplo, las citopenias) y los eventos no hematológicos relacionados con la administración (por ejemplo, las reacciones en el lugar de la inyección y los trastornos gastrointestinales). La mayoría de los eventos adversos fueron transitorios y se resolvieron durante el curso de la terapia (>83%).
Los eventos adversos hematológicos, los cuales fueron observados más frecuentemente durante los primeros ciclos de tratamiento, disminuyeron durante los ciclos subsecuentes y usualmente fueron manejados con retardos de las dosis (23–29%).
Los síntomas gastrointestinales fueron manejados primariamente con antieméticos y laxantes.

 

 

CONCLUSIÓN:

Los eventos adversos hematológicos y no hematológicos con azacitidina disminuyeron en frecuencia con el tratamiento continuado. El conocimiento del inicio, la duración y el manejo de los EA pueden facilitar el tratamiento y permitir que los pacientes continúen la terapia para obtener el máximo beneficio.

 

 

Material revisado y aprobado por Dirección Médica de Tecnofarma, para más información: cim@tecnofarma.com.pe

Descargar archivos